El Camino Francés

El Camino francés es el más popular y transitado, albergando en sus senderos unos valiosísimos tesoros patrimoniales y arqueológicos, así como una gran cantidad de albergues, gran señalización y múltiples servicios que lo aclimatan a la perfección para disfrutar totalmente del trayecto. 

Un Camino con grandes paradas en el pasado

Realizar el Camino Francés supone encontrarse con huellas del pasado de todo tipo, desde monumentos románicos hasta tradiciones europeas que muchos de los peregrinos extranjeros importaron cuando llevados por su fe acudían a Santiago. Mientras disfrutas del paisaje montañoso único del norte de la península, puedes parar y visitar lugares de un valor cultural extraordinario como las Cuevas de Atapuerca o las famosas Médulas, yacimientos que son Patrimonio de la Humanidad por su gran valor arqueológico. Además podrás visitar un sinfín de Monasterios y otros monumentos de distintas épocas, haciendo todo un recorrido por nuestra historia.

Un recorrido completo por el norte de España

La ruta principal comienza en Francia, en Saint Jean de Pied de Port, a unos 8 kilómetros de la frontera de España, y atraviesa el norte de España mientras muchos otros peregrinos de otras rutas acaban uniéndose a este eje principal de peregrinación.Consta de un total de 31 rutas, de una duración de 24 km de media aproximadamente cada una de ellas. En todas las rutas hay un alto número de albergues, lo que la hace especialmente cómoda y fácil de llevar. Además, si escoges esta ruta ten por seguro que conocerás a muchísimos peregrinos y que no todos serán españoles, ya que es el que con más frecuencia se realiza desde el país francés y el resto de Europa. ¿Quieres conocerla mejor? A continuación te adjuntamos toda la información de las etapas con descripción al detalle de cada una de ellas para que lo conozcas todo de antemano.